¿Por qué elegir un invernadero de paredes oblicuas?

ACD es una de las pocas marcas del mercado que ofrece invernaderos con paredes inclinadas. Estos invernaderos son menos conocidos por el público en general aunque ofrecen interesantes ventajas para realizar cultivos durante periodos de tiempo más prolongados.

Invernadero de jardin en cristal con paredes oblicuas
  1. Mejor captación de la luz y el calor

El cristal de seguridad permite que entre casi un 90% de la luz total.  Para conseguir la máxima penetración de la luz, el ángulo de incidencia solar directa sobre el acristalamiento, deberá ser de 90º.  Con un ángulo de incidencia superior o inferior a 90º, se reflejará solo una parte de la luz total.  En verano, la luz que entre es más que suficiente para la mayoría de las plantas, pero en invierno, no lo será.

Durante los meses más fríos, los rayos del sol inciden sobre la tierra en un ángulo aproximado de 15°.  Por ello, las paredes ligeramente inclinadas del ACD PRESTIGE quedarán más o menos perpendiculares a los rayos de sol permitiendo así una máxima penetración de la luz.  En verano, el ángulo no tiene tanta importancia porque la intensidad de la luz del sol es mayor.

Un invernadero de paredes oblicuas permite comenzar a cultivar lo antes posible y terminar después, aprovechando al máximo la temporada de cultivo ya que le afecta menos la falta de luminosidad en invierno.

Paredes oblicuas

El control de la temperatura en el interior del invernadero depende ante todo de la luminosidad, de un equilibrado nivel de humedad y de una buena ventilación. El crecimiento y la salud de los vegetales dependen de ello.

¡Mientras mayor sea la cantidad de luz que reciban, mejor crecerán las plantas!

  1. Una superficie de cultivo un 25% más grande

Los invernaderos de paredes oblicuas disponen de un 25% más de superficie de suelo que sus homólogos de paredes rectas, al ser más ancha la base de la estructura. Esta ventaja es interesante, aunque dependerá del tipo de cultivos que vayas a realizar en su interior. Por ejemplo, para cultivar tomates hay que colocar tutores. En ese caso, será preferible cultivarlos en un invernadero de paredes rectas.

  1. Presión al viento reducida

La forma inclinada del invernadero permite ganar aerodinamismo. De este modo, el viento pasará con más facilidad por encima del mismo y por tanto la presión sobre él se verá reducida. Esto proporciona al invernadero una mejor estabilidad y un menor riesgo de sufrir daños ante las inclemencias meteorológicas.       

Invernadero de cristal con paredes oblicuas

 

  1. Peso del techo mejor repartido

Gracias a la inclinación de la estructura, la estabilidad del invernadero se ve reforzada. El peso del techo queda mejor repartido y por tanto, se verá menos afectado por los vendavales. 

Invernadero de jardin ACD paredes oblicuas



Aparte de estas ventajas, los invernaderos de paredes oblicuas ofrecen un estilo particular, más impactante que los de paredes rectas. Un detalle de estilo que realzará tu jardín.

Invernadero de jardin con paredes oblicuas

Si tienes dudas o preguntas, no dudes en contactar con nosotros para obtener más información sobre el tipo de invernadero que mejor se adaptará a tus necesidades.